Las extremidades de los niños saltaban por los aires y caían sobre las camas elásticas de los campos sembrados de minas.

©jpw