EMPLEO DE LA NOSTALGIA

 

                                                                    A Carlos Barral         

    Amo el campus
    universitario,
    sin cabras,
    con muchachas
    que pax
    pacem
    en latín,
    que meriendan pas pasa pan
    con chocolate en griego,
   que saben lenguas vivas
   y se dejan besar en el crepúsculo
    (también en las rodillas)
    y usan
    la cocacola como anticonceptivo.

 

                        Ah las flores marchitas de los libros de texto

finalizando el curso
                        deshojadas
cuando la primavera

se instala
en el culto jardín del rectorado
                        por manos todavía adolescentes
y roza con sus rosas
                        manchadas de bolígrafo y de tiza
el rostro ciego del poeta
                        transustancinándose en un olor agrio

                        a naranjas
Homero
                        o semem…

 

        Todo eso será un día
        materia de recuerdo y de nostalgia.
        Volverá, terca, la memoria
        una vez y otra vez a estos parajes,
        lo mismo que una abeja
        da vueltas al perfume
        de una flor ya arrancada:

 

        inútilmente.

 

                        Pero esa luz no se extinguirá nunca:
                        llamas que aún no consumen

… ningún presentimiento
puede quebrar las risas
                        que iluminan
                        las rosas y los cuerpos
y cuando el llanto llegue
                        como un halo
los escombros
la descomposición
                        que los preserva entre las sombras
                        puros
no prevalecerán
serán más ruina
                        absortos en sí mismos
y sólo erguidos quedarán intactos
todavía más brillantes
                        ignorantes de sí
esos gestos de amor…

                        sin ver más nada.


 

© Ángel González. Procedimientos narrativos. La isla de los ratones, Santander, 1972.