La Colección Literaria "Monosabio" dirigida por Javier la Beira y Diego Medina, que depende del Área de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Málaga, ha sacado a la luz del mar Mediterráneo los dos títulos de una nueva entrega. Se trata de los números 21 y 22. El primero de ellos , Canciones para un pequeño circo ruso, del poeta malagueño Antonio Muñoz Quintana, título, cuanto menos, sugerente, que acoge una serie de canciones, de morfología breves y de muy agradable lectura. El segundo, Si amanece mientras caminas, del onubense Juan Drago. Se trata, éste segundo libro, de una selección realizada por el propio autor que toma su título de uno de sus poemas apareciendo, además, como cierre de la primera parte y que, a su vez, le da título. El recorrido lírico se nos presenta por medio de los poemas de la luz, del mar, del espacio, composiciones del tiempo o del amor; como recuerdos en los poemas de la memoria o por medio de los del misterio y de la noche. Su lectura supone el caminar intenso por los versos de un poeta, que como dice, en el Diario Sur, mi amigo Francisco Ruíz Noguera, son versos que conforman una antología que no es una mera selección de textos sino un nuevo libro: gracias a la ordenación que aquí tienen los poemas, éstos entran en un nuevo diálogo entre sí, que procuran al lector una lectura nueva de la poesía de Juan Drago.
    Mi agradecimiento como lector a los dos poetas y mi felicitación tanto a ellos como a Javier La Beira y a Diego Medina por esta nueva y pulcra entrega de la Colección Literaria MONOSABIO. Esperemos que el tiempo y el mar malagueño nos regalen muchos títulos más.