El escarabajo azabache derramó, entonces, su tuétano sobre el fragor ciego de mis huesos. (jpw)

 

 

 

El artista plástico y escenógrafo Nacho Lobato, sevillano de nacimiento, cacereño por  arraigo y amigo, expone a orillas del Jerte, en la sala La Tea, su sorprendente Naturalia. Una colección de obras de generoso formato, que a buen seguro, transmitirá sensaciones de diverso calibre pictórico y poético, por tratarse, cuanto menos, de una arriesgada  puesta en escena, de un bestiario  de sentimientos, ideas, principios estéticos, eclecticismo en su técnica, etc. Como se suele decir, aquel que no arriesga no gana y, en este sentido, Nacho Lobato, con la pulcra ejecución de su Cose piu Notabili, ha conseguido ya, como artista (su crecimiento es palmario), seducir las miradas  más exigentes y como artista lo logra compartiendo aquello que  ama, y lo hace desde la honestidad y con la  mano tendida. Te deseo el mayor de los éxitos en esta nueva aventura. 

  ©jpw