El hombre o rana; o nadador o naúfrago, acaba siempre braceando aguas arriba, hasta darse de bruces con la fuente de su desasosiego.

©jpw