Ante tanto despropósito verbal y no verbal en el complejo mundo en que nos movemos, ante tanto lamento inútil de los que vivimos sin urgencias, ante tanta loa literaria para el amigo, ante tanto apuntar y herir con el arcabuz del improperio al enemigo ¿no sería más dichoso para todos construir , construir sobre los cimientos firmes de la consciencia de ser,  crecer con el signo escrito de la bondad en los páramos y en las ciudades, apuntalar la vida sin remilgos?

                                 LEVANTAOS

Por eso
levantaos sobre azoteas invisibles
sobre las piedras perpendiculares al invierno,
huid hacia la claridad de las eternas nieves,
subid, subid,
el hombre es el boomerang que vuelve a Dios.
Dejad la tierra
desvelada de flores y de balas,
subid
por encima de la bóveda perecedera de los astros,
dejad la vanidad de marfil ilusorio,
y la consabida veleidad de las hojas,
las llanuras y mares
donde galopan sueños
o caballos soñados.

                            […]

Abandonad el mundo de confort ilusorio,
de túnicas efímeras, de máquinas, de flores,
abandonad esta selva oscura del crimen.
Olvidad el pasado,
olvidad esta ruina y esta hermosura.

                                                 Basilio Fernández
                                               Poemas (1927-1987)