El silbido de la metralla en el interior de un cuerpo es la constatación silenciosa de la perversidad humana y del dolor.

©jpw