El cuaderno de la ceniza

Me llegan, por consideración de Nacho Gónzález, poeta asturiano de largo periplo —desconocido para mí hasta hace unos días, y al que descubrí gracias al blog “Perros en la playa” de Jordi Doce—, no por correo virtual, sino por correo ordinario, dos entregas en forma de plaquette —una doble—, de las que más me agradan.  A decir verdad, porque se trata de poesía “poesía”, amasada con las manos limpias del lenguaje y el transcurrir lento de la existencia. Tanto en la exquisita edición de “Contra la oscuridad” (Cuadernos del Bandolero, 9), publicada ya en el lejano 2003 —que alberga sendos cuadernos: “De entre las ascuas”, de José Carlos Díaz (Gijón, 1962) y “El libro de las horas” de Juan Ignacio González (Seana, Mieres, 1960)—, como en “El cuaderno de la ceniza” (Gijón, 2013), del ya citado Nacho González, editado por CUADERNOS “Heracles y Nosotros”, haciendo este el nº 10 de la serie y el primero de su segunda época, prevalece el gusto por el canto, por la palabra precisa y por el esmero delicado en la composición. Un obsequio impagable, sin duda, al tratarse de dos hermosas ediciones, de tirada reducida, y que da muestra de la generosidad del poeta y de su empeño por compartir. Desde aquí, mi múltiple agradecimiento: He disfrutado, con todos los sentidos, de la lectura y recupero aquí uno, podrían ser muchos más, de los poemas, en esta tarde cuyo cielo es ya de lírica ceniza.

                                                                                                                                                                  

                          

                         PEQUEÑA FLOR DE EXILIOS

  ©jpw