Sería hermoso, o cuanto menos deseable, que algunos (de vez en cuando siquiera) escribiéramos, con el corazón en la garganta sobre un muro de piedras, o con ácido sobre un lienzo de zinc; que escribiéramos lo que fuera preciso, pero a fuego lento. Sería deseable, incluso hermoso, que acampáramos en las conciencias dormidas de los descreídos, en las plazas de los indignados, en los despachos globales, en los salones de los palacios, que acampáramos con nuestras palabras y que éstas sirvieran como advertencia de la desidia en la que, los que se creen más que ninguno de nosotros, se han instalado. En esta vida que ahora nos ocupa, la sensación que lo invade todo es la de tener una sanguijuela insaciable recorriéndonos las venas, secándonos la tensión y sembrando el dolor y la desazón dentro de nosotros. El hombre, en su esencia, preocupa poco, y aún más, preocupa a muy pocos. Los aguerridos medios de comunicación parecen letrinas con gigantes de viento en sus entrañas que esparcen desperdicios por todos los rincones, haciéndonos creer que la basura, con la que nos obsequian a diario, es dulce de mazapán. Pareciera que el tren de la imaginación ya pasó de largo y que el tren de mercancías cargado de opulencia nunca descarrilará. Pareciera que vale más una onza de oro de 24 quilates que una onza de chocolate con un te quiero; una puñalada trapera que un abrazo; una ofensa que un choque de hombros en todo lo alto; 1 gramo blanco que 42 kilogramos de joven humanidad desahuciada; un padrenuestro que nuestro propio padre. Pareciera que se toman decisiones portentosas para cambiar la nada, para cambiar la realidad de esta nada, pero la realidad es que la realidad huele a cloaca porque ha sido tomada por el orín y la mugre. A decir verdad, lo que mejor hacemos la mayoría de nosotros, a diario, es morir, morir abandonados a nuestro sustento. Por eso, es hora de ponernos manos a la obra. Por eso, es hora de vivir, de soñar nuevos caminos, con la energía de nuestras palabras (de vez en cuado siquiera), para cambiar la inercia.

©jpw