Javier Pérez Walias

Contenido de Noviembre, 2012

El desierto verde (ERE)

"El desierto verde" es fruto de la a contemplación del paisaje y de sus elementos, de la contemplación puesta al servicio de una huida de lo efímero, aunque el poeta afirme estar construyendo moradas en las que nunca vivirá." El desierto verde es un homenaje al paiseje  es el latir tenue del tiempo a través del paisaje, a través de nuestro paisaje y de nuestra sangre. Hondura en el decir, hondura en el sentir, hondura ética y poética en el estar presente de Eduardo Moga.

 

30 de noviembre de 2012, 20 horas.  Biblioteca Rodríguez Moñino. Cáceres. Presentación.

Presenta: Javier Pérez Walias


                                                [ESTA LUZ ES OTRA LUZ]

Esta luz es otra luz. Aquella martirizaba el azul, o lo escupía, y luego se precipitaba en floraciones áridas, en tuétanos afilados como bayonetas: carecía de hendiduras; era acuosa como la piedra. Esta, en cambio, se dispersa en brumas veloces y permanece suspendida sobre los objetos como una gasa de hielo. Aquella los igualaba hasta la orfandad: los convertía en un remolino inmóvil, que se enredaba con el perfume tumultuoso de los olivares y la piel insumisa del azahar. Ahora prevalece el frío, aunque los termómetros chillen. La noche está aquí, lavada por el tiempo, cariada de nubes, desdibujada por estrías siderales. Antes de que aquella luz empezase, ya la sabía muerta, como también los gestos con los que simularía estar vivo, la pústula que es la sonrisa, las pétreas fluctuaciones del amor. Y antes de que esta luz volviera, ya la sabía aquí, en esta habitación, entre las costillas, envolviendo mi sexo triste, iluminando la certeza helada de continuar, el cansancio infinito de la escritura [la lengua, ciega, ve este momento, y lo aísla, sin comprenderlo; las palabras que consigno luchan con el armonioso desorden de los violines (suena La obertura trágica, de Brahms) y me describen huyendo; describen las manos que envejecen, el reloj agujereado por la indiferencia, la conjetura de que el horror, mañana, sea mayor que el de hoy]. El tiempo rebasa la luz, o la fecunda, y de su separación, o de su acoplamiento, brota un espasmo transparente. El tiempo apedrea el sol y amordaza las flores, ahoga el útero y circuncida las semillas. El tiempo es un astro enemigo, que vierte un ocaso en cada cosa, que estraga los días y les confiere una rigidez plantígrada. El tiempo futuro no se ha cumplido. El tiempo pasado, en cambio, respira: es otra vez presente; se extiende, bóveda sin suelo, entre la percepción y la agonía, y vuelve a esta mesa, a este desconcierto, donde atisbo otro porvenir: la nada, el sueño, la nada.

©jpw

  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG
  • Por Álex Chico.

    Hace unos días escribí, en este mismo blog, una entrada sobre literatura extremeña. O sobre escritores extremeños. O sobre la educación literaria de un extremeño que ha dejado de vivir en Extremadura. En un párrafo mencioné a varios autores que considero paradigmáticos en la construcción literaria de la región, durante la década de los ochenta. El error, que lo hubo, fue citar a una parte de ellos, obviando un buen número de poetas, dramaturgos, profesores o novelistas que también participaron en ese proceso y que situaron a Extremadura en el panorama literario español. No me parece que hiciera justicia al echar mano de los que más conocía. He intentado enmendar el error estos días, leyendo algunos manuales o páginas que dan buena cuenta de la actividad poética en Extremadura durante esos años. Entre esos libros consultados, uno de los que considero fundamentales: el primer volumen de Literatura en Extremadura, publicado por la Editora Regional de Extremadura hace un par de años, y cuya edición corre a cargo de Miguel Ángel Lama.
    Había que situar a Extremadura en la geografía literaria y los autores de los ochenta supieron hacerlo. Nunca antes había existido una época de mayor calidad en lo que a literatura extremeña se refiere. ¿Qué ocurrió o que tuvo que ocurrir para que Extremadura formara parte del panorama literario nacional? Citaremos varios acontecimientos: la publicación de los primeros libros de Ángel Campos Pámpano, de Basilio Sánchez, de Álvaro Valverde, de María José Flores, entre otros; la creación del Aula Poética de la Asociación Cultural El Brocense, dirigida por Ángel Sánchez Pascual, inaugurada por José Hierro en el otoño de 1980, en el que intervinieron diferentes autores extremeños (Javier Pérez Walias, Diego Doncel, Serafín Portillo, Santos Domínguez, Ada Salas, Alonso Guerrero, etc.), y de donde partió, si no me equivoco, la antología Jóvenes poetas en el Aula; la implicación institucional, con la creación de la Editora Regional de Extremadura, los talleres de la UPEX, las publicaciones de las diputaciones, las becas y ayudas a la edición o a la creación; las primeras antologías serias (Abierto al aire, de Valverde y Pámpano sería una de las más significativas), además de labores censales continuas; el foco cultural que supuso la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres, bajo el magisterio de Juan Manuel Rozas o Ricardo Senabre; el segundo congreso de la Asociación de Escritores Extremeños, en el año 82; la creación de diferentes revistas, como Espacio/Espaço escrito. Todo ello creó un panorama rico, desacomplejado, variado en fondo y forma, plural. Un panorama compuesto por diferentes actitudes, coincidentes en los principios poéticos pero ejecutados de manera diversa. Sin imposturas. Ese será el nuevo punto de partida. En los noventa, vendrá una época de consolidación, donde, como explica Ada Salas, se recogerán los frutos de aquella eclosión. Ya de normalidad, no de normalización. Diré algo más, a modo de conclusión. Extremadura viene de donde viene, conviene no olvidarlo. Por eso es inestimable la labor de estos autores y por eso no se debería perder ni un ápice de lo conseguido hasta ahora. Se trata de seguir siendo rigurosos. Volver hacia atrás significaría regresar al desierto y acabaría demostrando que no hemos aprendido nada. Es mucho el trabajo que hay detrás. Mucho. Espero que, de aquí a unos años, no nos venga a la cabeza aquel título de Llamazares y no tengamos que decir que tanta pasión no ha servido para nada.

    ©jpw

  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG