Javier Pérez Walias

Contenido de Noviembre, 2011

  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG
  • Mañana, festividad de San Gregorio (Taumaturgo), invitado por Suso Díaz y MariPaz Paz, estaré en Mérida para presentar a través de las ondas mi último libro en UNA HORA SEMANAL DE RADIO PARA HABLAR DE POESÍA.

     

     La poesía de Javier Pérez Walias y Rosa Cerón

     

    Me enseñaste

    que las palabras son para la vida

    como los besos lo son para el germinar de las flores

    en los barrios de la periferia.

    Javier Pérez Walias

     

    El próximo martes nos visita el poeta placentino Javier Pérez Walias, que ha publicado recientemente en Ediciones de la Isla de Siltolá (Colección VELA DE GAVIA) ARROJAR PIEDRAS. Hablaremos de éste y de los otros libros que tiene publicados el autor extremeño.

                                  ©jpw
  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG
  • Juan Béjar (Málaga, 1946), pintor que ha explorado con insondable talento la complejidad de la figura humana como emoción estética.

                                             JAULA ROJA 

                    Tres apuntes sobre una tabla de Juan Béjar   

        1

    Sueña el mar de fondo y puedo contemplar en él −como en un friso de otro tiempo− la aparición súbita de una hermosa imagen entre la niebla y mis ojos. Una voluptuosa figura humana fulgurante de tristeza, con la mirada inocente y cándida de los paseos al atardecer junto a la única farola del puerto, con los cabellos amplios, en cascada hacia sus hombros, una figura humana de piel marfil, de manos finas y dedos huesudos (entrelazadas) y un cuerpo azul, tan azul que se perdería ingenuo bajo una arboleda entre glaciares o junto a un lago cuajado de corales y aguamarinas. Las dunas del cuello de su vestido y las mangas con pasamanería de su blusa incendian el rostro de esta princesa austrohúngara que aún no fue seducida por ningún príncipe pobre con belfos de sapo ni por ningún artista, ni por ningún poeta.


           2

    (Al fondo, una jaula hermosísima, roja desde el amanecer a la noche, cuelga con serenidad extrema de no se sabe qué luz ni de qué astro. A esta jaula le falta la profundidad alegre del cielo, le falta la generosidad suave de las nubes, aunque tiene un comedero en el que rebosan las frutas maduras del tiempo. La portilla de esta pequeña cárcel de amor está abierta siempre de par en par, para que entre, de una vez por todas, la bondad a manos llenas.)


            3

    En la medalla que pende del cuello de la joven, sobre una de las dunas de su blusa, donde atracan los dragones y las gárgolas de su infancia, he podido descifrar lo que sigue: 

    Disfrutad, criaturas de Dios, de todos estos dones que os ofrece el cielo porque tengo el temor de que, antes que después, caerán en la charca profunda del olvido y los devorarán las tencas del infierno.


                      Arrojar piedras, La Isla de Siltolá, Sevilla, 2011

    ©jpw

  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG
  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG
  • Sed, de Marino González

    LAS MIRÍADAS DEL ODIO
    Alonso Guerrero

    En sus libros anteriores, Marino González se ha movido en superficies fragmentadas. En cada uno de ellos hemos visto sugerencias, sólo sugerencias de motivos que le han obsesionado. Este tratamiento se repite en Sed. Un punto de vista, una flecha que pasa por los infinitos puntos entre A y B son los que mueven los relatos contenidos en este último libro. El odio es proteico, multiforme, pero su origen se embosca como un partisano y llena de rastros la rutina de la vida. Se manifiesta diariamente, pero no lo vemos. ¿Por qué? Sencillamente porque nos pertenece, porque forma parte de nuestra ceguera. Marino plasma bien este fenómeno en la pregunta más concluyente  de la pieza titulada “Marco Antonio Bruto”: ¿Por qué nadie me da un poco de agua para esta sed? Somos responsables de nuestros odios, porque el origen de todos ellos es la soberbia. La soberbia es un ansia desmedida de excelencia, decía Eric Ambler, tan desmedida que supera la excelencia y, de esa forma, la olvida. Casi todos los personajes que Marino deslíe en estos relatos, trazados con una precisión que descansa más en observar la realidad que meramente en elegir palabras, tienen como interlocutoras a sus propias preguntas. Se trata de un odio montaigneano que no propone atajos al lector, sino una avalancha de síntomas que lo paralizan, como aquel tipo que Papini retrataba en El espejo que huye, al cual le basta dejar al mundo sin movimiento para ver su falta de sentido. Marino ha dejado al odio sin movimiento, sin musculatura, para que lo veamos. La literatura ha trabajado tanto la parte sombría y todopoderosa del odio que se ha olvidado de su patetismo. Aquí se nos presenta esa caricatura, colocada en el portamuestras del microscopio.

                Incurrimos en cada uno de los cuentos sin saber si vamos a encontrar un escenario o un espejo, porque si hay algo común a todos ellos es la cotidianidad, la cinta continua, aunque sea la de Moebius, de sobreentender el odio. “El odio original”, o “Ahora… noche” son marcapáginas en un libro que leemos todos los días de nuestras vidas. Marino se acerca a ese odio en escenarios comunes a todos. Incluso un relato como “Próxima estación, Pacífico” nos parece la crónica de una noticia repetida en televisión casi diariamente. Otros cuentos son ejercicios de originalidad sorprendentes: en “La rama del laurel”, un perro, personaje que raya lo kafkiano, muere ahorcado por su ama en lo que constituye una renovación insólita del mito de Apolo y Dafne.

                En “Carta a la su muy amada esposa” Francisco de Peñaranda, aquel erasmista converso de Llerena y Barcarrota, adquiere tintes miguelhernandianos. Y en “¿Qué puede enviar un hombre solo desde un desierto, sino lágrimas?”, Quevedo, al igual que Virgilio en el libro de Hermann Broch, hace balance de una vida menos seráfica que plutónica. Además, hay tres cuentos narrados con la marca de ritmos orales, de jaculatorias que nos recuerdan tudescos pareados de viejas. Los tres nos remiten a muchos estereotipos que no podemos superar, pues pensamos con ellos, así que acaban convirtiéndose en determinismos. “Odio no ser palabra suficiente”, “De comer al odio” y “Yo, mi, me, conmigo” están construidos como conjuros, como ceremonias de vudú íntimamente imbricadas en lo que cada hombre es.

                Quizá sea “Marco Antonio Bruto” la pieza que mejor nos muestra los caminos involuntarios del odio. Producto de esa falta de voluntad es, a veces, su propia justificación. El fin se confunde con los medios, el odio surge de la soberbia y, a menudo, de la admiración, por ello Bruto, el hijastro que asesinó a César, es capaz de convencer de la necesidad de cometer el crimen a quien más lo admira, Marco Antonio. Todo es una ceremonia de la impotencia.

                La narrativa contemporánea tiende a resignar los grandes temas, pero Marino González los amplifica desperdigándolos en la miríada de elementos esenciales y variables que son estos cuentos. Son, sobre todo, apuntes inmotivados, pinceladas y puntos de vista. El lector salta de un trapecio a otro, aunque para ello tenga que  soltar una barra y tomar la siguiente. Es difícil no sentirse vivo en ese arriesgado movimiento. Lo que dice Bruto, o lo que piensa un simple perro antes de morir, queda cincelado en este libro con las mismas palabras con que declararíamos que no somos felices.

     

  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG
  • por Enrique García Fuentes

     ©jpw

  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG
  •  

     

     

     ©jpw

  • 0 Comentarios
  • Dentro de la categoría: ANOTACIONES / BLOG