El presidente del jurado, Antonio Colinas, con el ganador de la Bienal de Poesía ‘Provincia de León’ 2008, Javier Pérez Walias.

El placentino Javier Pérez Walias recibe la XVII Bienal de Poesía Provincia de
León con un poemario que reflexiona sobre cómo vivimos el paso del tiempo de una manera emocional.


 
Fragmento de la entrevista publicada en LA CRÓNICA DE LEÓN por Joaquín Revuelta.
 León, lunes 5 de octubre de 2009.

El pasado jueves día 1 de octubre se hizo entrega en el salón de plenos de la Diputación Provincial de León del galardón correspondiente a la Bienal de Poesía ‘Provincia de León’ 2008 que convoca la institución provincial a través del Instituto Leonés de Cultura y que en su diecisiete edición recayó en el poemario del autor placentino Javier Pérez Walias ‘Largueza del instante’. El jurado presidido por el poeta bañezano Antonio Colinas, del que también formaban parte José Enrique Martínez, Máximo Cayón, Ángel Fierro y Víctor M. Díez, tuvo a bien reconocer que se trata de una obra “técnicamente bien resuelta, tanto en el desarrollo de cada poema como en la organización del conjunto, con un estilo fluido y rotundo, ofreciendo momentos de un lirismo intenso, y con una admirable capacidad para contar por medio de imágenes plásticas paisajes y figuras humanas, aunando emoción y reflexión, en un tono sostenido a lo largo del poemario”.
El poeta placentino, que imparte clases de lengua como profesor de Educación Secundaria en Cáceres, confiesa que no es un habitual de los certámenes literarios. “Soy de escritura lenta y la verdad es que procuro elegir  bien dónde y cuándo publicar. Lo que realmente me interesa es que la edición del libro tenga recorrido y que aparezca en una editorial o en una colección de prestigio, como puede ser la colección Provincia que todo el mundo conoce y sabe de su magnífica trayectoria”. Para el último ganador de la Bienal de poesía "Provincia de León" se hace imprescindible “crear desde la honestidad para poder transmitir con verdad al lector”. En relación a la obra ganadora, Largueza del instante, su autor reconoce que llevaba tiempo trabajando en ella. “Aproximadamente he tardado unos cinco años en confeccionarla y siempre aparecen poemas ligados a paisajes, a viajes, a recorridos geográficos y vitales.  Baste como ejemplo, el poema que abre el libro, que se titula ‘Jardines del infierno’ y hace referencia al Parque Nacional de Plitvice, en Croacia. Todo ello, al igual que sucede con la pintura, se transforma lentamente dando lugar a contenidos más profundos, más íntimos y personales." El jurado valoró positivamente la admirable capacidad de Javier Pérez Walias para contar por medio de imágenes plásticas paisajes y figuras humanas.
El autor placentino explica que ha pretendido que fuera un libro de tiempos y de espacios. “No en vano, el título Largueza del instante alude a la elasticidad del tiempo y a cómo lo vivimos de una manera emocional. Cómo se percibe el paso del tiempo es algo  mudable y depende del estado emocional del sujeto, del poeta. A partir de este momento, el libro se convierte en un viaje tomando como referencia los paisajes, las situaciones, y fundamentalmente las vidas de las personas en el pasado y en el presente, que surgen ancladas  a estos paisajes con sus vivencias y con todo lo que nos rodea”.  “Se podría decir que el hecho viajero es simplemente una anécdota”, dice, poniendo el ejemplo de un  niño que aparece en una pequeñísima barca de color azul en medio de la inmensidad del Nilo pidiendo para ganarse el sustento, “es una imagen que habita dentro del viaje pero que trasciende emocionalmente  el simple recorrido del que viaja. Y todo ello se transforma y acaba convirtiéndose en un poema que aparece en un libro y que  lleva por título ‘La mirada de un niño es como la mirada de un pez”.